Mi regla de oro es decirle todos mis problemas a la pared para así poder escucharlos y diferenciar que su dificultad es mínima.